Amigos guanajuatenses:

Muchas Gracias por su apoyo y su confianza.

Durante este año nuevamente trabajamos juntos para hacer de nuestro estado una tierra de oportunidades.

El mérito de lo logrado, de lo que aquí damos cuenta, es sólo de ustedes.

Mi más amplio reconocimiento a todos los hombres y mujeres de Guanajuato, por su entrega, su trabajo y su esfuerzo a favor de nuestro estado.

 

INTRODUCCIÓN

Una economía al servicio de los guanajuatenses

En economía fueron tres las demandas que ustedes nos hicieron:

La primera, superar los graves problemas que nos dejó la crisis de 1995 y reactivar la economía de Guanajuato.

La segunda, sentar las bases para un desarrollo económico competitivo que nos permita superar con éxito los desafíos de la globalización.

La tercera, lograr un crecimiento con calidad y con oportunidades para todos.

Este último año lo dedicamos a concretar resultados en estas tres vertientes.

Guanajuato dejó atrás los lastimosos lugares que nos heredó la crisis. De nuevo crecimos por encima de la media nacional en cuanto a Producto Interno Bruto, nivel de ingreso, exportaciones y generación de empleos se refiere.

 

Se dio un impulso adicional a las principales industrias que sustentan nuestra economía como son la cadena de cuero-calzado, la industria textil y de la confección, de la minería, artesanal, turismo y sector alimenticio. En ellas, como en muchas otras rama, se siguió fortaleciendo el empleo gracias, entre otras cosas, a la amplia política exportadora desplegada y a las inversiones que llegaron a Guanajuato.

Será necesario redoblar el esfuerzo para afianzar este crecimiento, pero sobre todo conseguir que esté sustentado en una amplia competitividad de las empresas y las personas.

A este trabajo colaboran instituciones como la Coordinadora de Fomento al Comercio Exterior, el Sistema Estatal de Financiamiento al Desarrollo, El Centro de Información Guanajuato, el Instituto Guanajuato para la Calidad, el Consejo Estatal de Ciencia y Tecnología, el Centro Interuniversitario del Conocimiento, la Secretaría de Desarrollo Económico y la Coordinadora de Turismo que este año junto con el sector productivo lograron avances importantes, mismos que se reportan en este informe.

Para reforzar esta tarea se abrió una oficina de Guanajuato en Hong Kong que se suma a las de Nueva York, Dallas, Los Angeles y Chicago, así como a la bodega que tenemos en Dallas. También, durante este año, continuamos con las giras de trabajo al extranjero para atraer capitales productivos e impulsar las exportaciones.

El reto de avanzar en una economía con equidad y oportunidades para todos lo asumimos este año dando un especial apoyo al renglón de lo micro, sobre todo en áreas que son definitivas para su fortalecimiento.

Este año quedó consolidado lo que denominamos como banca social. Ahí participan el Sistema Estatal de Financiamiento al Desarrollo y diversas instituciones de la sociedad guanajuatense.

Conforman este sistema El Fondo Guanajuato de Inversión Accionaria, el sistema cajas de ahorro Multiplica, los diversos Fondos Guanajuato, Microcréditos Santa Fe, el Instituto Anáhuac para el Financiamiento Alternativo del Desarrollo y IAFAD-Santa Fe de Guanajuato.

En el campo se trabajó con particular empeño

Durante 1998 y 1999 se consolidaron dos líneas básicas de trabajo:

La primera, una amplia política de apoyo a los productores y sus familias mediante el acceso al empleo, la educación, la salud, la vivienda y los servicios básicos como electricidad, agua potable, alcantarillado y caminos en buenas condiciones.

La segunda, que encabezó la Secretaría de Desarrollo Agropecuario y Rural, es la modernización de los esquemas productivos a través de estrategias como la introducción de tecnología, ganado mejor, cultivos de alternativa, capacitación, cuidado del agua, asistencia técnica, modernización de los mercados agropecuarios, creación de microempresas rurales y muchos otros.

En estos dos renglones ya hay resultados concretos que se desglosan en este informe.

Sin desconocer los rezagos existentes, la economía de Guanajuato se sigue fortaleciendo. El reto para adelante es mejorar todavía más nuestros esquemas de competitividad y dar prioridad al renglón de lo micro para que podamos crecer, pero con calidad, equidad y justicia.

Más y mejor educación

La educación fue también este año la columna vertebral del programa de gobierno.
Nuevamente se destinó a la educación el 60% del presupuesto que ejercen las dependencias del Poder Ejecutivo.
En 1998-99 Guanajuato logró, entre otras cosas:
Un promedio de escolaridad de 6.5 años, contra 5.8 años en 1994;
Un índice de analfabetismo de 12.9%, contra 14.3 en 1994;
Un nivel de absorción en secundaria de 83.8%, contra 75.6% en 1994.

A pesar de ello, todavía hay muchos niños y jóvenes que, o no van a la escuela, o abandonan sus estudios por falta de recursos. Por eso durante este año se reforzaron los programas de becas que aquí se reportan.

Lograr la plena equidad en las oportunidades educativas implica atender a 1 millón 700 mil guanajuatenses que no han podido concluir su primaria y secundaria. Esta responsabilidad la asumió el Instituto de Educación Permanente que recientemente abrió sus puertas. Su meta inmediata, en 1999, es brindar oportunidades 300 mil personas con un presupuesto de 100 millones de pesos, pero en la medida que más y más ciudadanos e instituciones se sumen a esta alianza, se incrementará el número de guanajuatenses beneficiados.

Este año otra prioridad fue la infraestructura educativa. En junio pasado se entregaron 5 mil 200 espacios educativos que representan el 70% en la meta original que es de 7 mil 400 obras.

En muchas regiones del estado, sobre todo en el norte y el sur, muchos jóvenes dejaban de lado su preparación por falta de opciones educativas. Hoy ya cuentan con oportunidades.

Por ejemplo, en los Colegios de Estudios Científicos y Tecnológicos el número de estudiantes en el último ciclo escolar fue de 8 mil 179, contra 4 mil 112 en 1995-96.

El número de videobachilleratos se incrementó este año a 172. En estos centros la matrícula estudiantil fue de 11 mil 500 jóvenes en el último ciclo. El 85% de los videobachilleratos se ubica en la zona rural.

En este informe también se da cuenta de las tareas realizadas en 1998-99 por la Universidad Tecnológica de León (creada en 1995), el Instituto Tecnológico Superior de Irapuato (1996) y el Instituto Tecnológico del Sur de Guanajuato (1997), así como de la Universidad Tecnológica del Norte de Guanajuato.

Este año el Centro Interuniversitario del Conocimiento siguió apoyando a los guanajuatenses a través de cursos, diplomados, seminarios y talleres dirigidos a trabajadores, personal ejecutivo y público en general. Continuó con el programa de certificaciones ocupacionales que se otorgan a trabajadores de nivel operativo y se registran ante la Secretaría de Educación de Guanajuato.

Asimismo, en 1999 el número de Círculos de Conocimiento distribuidos en el estado llegó a más de 700. Aquí se ofrecen cursos cortos y prácticos para el desempeño laboral.

La prioridad número uno en Guanajuato ha sido y deberá seguir siendo la educación.

No aflojemos el paso, comprometámonos todos a dar a la educación nuestro mejor esfuerzo.

 

 

Desarrollo con oportunidades

Tradicionalmente la política social se había manejado como un instrumento para paliar las consecuencias negativas de la política económica.

Hoy tenemos una manera diferente de trabajar. La política social debe tener su propia dinámica y estar orientada a brindar oportunidades reales de desarrollo a los excluidos, ello bajo un esquema de responsabilidad personal y de apoyo subsidiario por parte de la autoridad.

En 1998-99 se trabajó para avanzar en el cumplimiento de las cinco garantías básicas.

En educación, la primera garantía, los resultados comentados más arriba se detallan en el cuerpo del informe.

En salud se ampliaron los servicios a la población. En 1999 se logró que tuviera acceso a estos servicios el 99.8% de los guanajuatenses. Con la construcción de nuevos hospitales y centros de salud, se garantizó que dichos servicios se encuentren a cuando mucho una hora de las comunidades. Otros avances importantes son la disminución de la mortalidad infantil, materna y general, que aquí se reportan.

En vivienda ciertamente persisten graves rezagos al igual que en el resto de las entidades federativas, pero este año nos enfocamos a los sectores de más bajos recursos. A través del programa de Vivienda Semilla se construyeron más de 400 viviendas, de un total de 2 mil que se tienen proyectadas. También se abrieron opciones de vivienda en la zona rural, donde era muy difícil contar con oportunidades.

La tercera garantía, la de servicios básicos, ha sido una responsabilidad compartida entre el Gobierno del Estado y las autoridades municipales, pero fueron estas últimas las que ejercieron los presupuestos y construyeron miles de obras de agua potable, alcantarillado, energía eléctrica y urbanización.

Finalmente, la quinta garantía, la de acceso al crédito y al capital, está ya en marcha a través de la banca social que ya comentamos.

Aunque las obras son importantes, lo más destacado ha sido el cambio operado en la política social, un cambio que ha tenido como base tres elementos sustanciales:

Primero: Una amplia participación social a través de asambleas y consejos.

Segundo: Un mayor involucramiento de las autoridades municipales en el desarrollo social, por ser ellas las más cercanas a la población.

Tercero: Políticas encaminadas a terminar con el paternalismo y a fomentar la responsabilidad personal y comunitaria con el desarrollo.

Este es el cambio generado en Guanajuato. En el futuro, para consolidar el desarrollo social que queremos, será necesario que las autoridades sigan poniendo todo el esfuerzo en la creación de oportunidades reales y tangibles de progreso, y que los ciudadanos se organicen y trabajen para exigirlas y aprovecharlas.

Vivir en paz, con seguridad y justicia

En este reto pusimos el mayor esfuerzo, pero siempre buscando que el trabajo realizado estuviera soportado en la participación social.

Una tarea fundamental para fortalecer el estado de derecho es el respeto a la separación de Poderes consagrada en nuestra Constitución Política.

En Guanajuato este precepto es ya una realidad. Hoy cada Poder cumple con total libertad sus responsabilidades y da cuenta de ello exclusivamente a la sociedad, la única calificada para dar el veredicto final sobre el desempeño de cada servidor público.

El diálogo, el respeto y la colaboración entre los Poderes llegó a Guanajuato para quedarse.

La otra área fundamental es la seguridad pública.

Este año incrementamos el esfuerzo para desterrar conductas irresponsables en el ejercicio público combatiendo la corrupción, sobre todo dentro de las estructuras gubernamentales y los cuerpos de seguridad pública. Los resultados están a la vista en este informe:

Guanajuato es hoy un estado más seguro. El índice delictivo sigue su tendencia a la baja. En el último año logramos reducirlo de 11.43 delitos por cada mil habitantes, a 10.41.

Se trabajó en la profesionalización de los cuerpos policiacos. Este año reforzamos el área de capacitación, consolidamos el sistema estatal de radio comunicación y se entregaron 106 computadoras a las Agencias del Ministerio Público, entre otras tareas.

Es de destacarse el trabajo realizado por los municipios que ahora cuentan, todos, con su propio plan de seguridad.

Queremos un Guanajuato con paz y seguridad. Si todos nos damos la mano como hasta ahora lo vamos a lograr. Por eso invito nuevamente a todos los ciudadanos, a las familias, a los partidos políticos y a la sociedad entera a que sigan exigiendo de sus autoridades el cumplimiento puntual en estas responsabilidades.

Por un buen Gobierno

En Guanajuato cambió radicalmente la manera de ejercer el gobierno.

Dejamos atrás esa visión del gobierno pesado, burocrático e improductivo.

Federalismo y fortalecimiento municipal

Durante 1998 y 1999 seguimos trabajando por el federalismo y mantuvimos relaciones dignas con el Gobierno federal.

En cuanto a los Ayuntamientos, las decisiones verticales se terminaron. Nuevamente se hizo un gran esfuerzo para fortalecer su capacidad financiera y ampliar sus atribuciones y capacidad de decisión, hasta donde las circunstancias lo permitieron. Los recursos para el desarrollo social se entregaron sin etiqueta alguna a los Ayuntamientos que dan cuenta de su utilización al Congreso del Estado.

Las finanzas públicas, el dinero que nos confió la ciudadanía, se manejaron con total y absoluta transparencia. Así se demostró con las revisiones periódicas de la cuenta pública y con las auditorías que es Congreso del Estado realizó al Poder Ejecutivo.

No es ya el Gobernador quien decide en última instancia en qué gastar y cuánto gastar. El Congreso recuperó su facultad de determinar sobre el gasto del gobierno y hoy vigila, sin presiones de ningún tipo, el correcto uso de los recursos.

Este gran movimiento a favor del municipio libre ya nadie lo podrá detener. Se requiere, sin embargo, un esfuerzo adicional para concretar los avances y superar los escollos que aún persisten. Por eso es importante que los guanajuatenses hagamos un frente común y sigamos luchando dentro y fuera del estado por un auténtico federalismo.

Un gobierno productivo y de calidad

Para avanzar en la construcción de un buen gobierno, durante este año reforzamos las siguientes líneas de acción:

Primera. Que todas las dependencias del Ejecutivo trabajaran con base en proyectos socialmente rentables, que atendieran con prioridad a los sectores excluidos del desarrollo. Ello fue condición necesaria para incluirlas en el presupuesto.

La segunda, que contemplaran programas de mejora en el servicio, y los llevaran a la práctica al menor costo posible.

La tercera, que pusieran en marcha un programa de calidad total.

Afortunadamente este año pudimos avanzar en un cambio de cultura entre los servidores públicos. Por ello hago un amplio reconocimiento a todos los trabajadores del Gobierno del Estado por su entrega, trabajo y dedicación a favor de Guanajuato.

Estoy seguro de que en adelante este compromiso se seguirá fortaleciendo. Será más fácil lograrlo en la medida en que los ciudadanos cuenten con más y más espacios de participación en la vida pública.

Ciudadanos guanajuatenses:

Todos hemos soñado con un Guanajuato mejor. Poco a poco hemos impulsado ese cambio tan anhelado, pero aún nadie que ame a esta tierra se puede sentir satisfecho.

Yo los invito, por tanto, a que sigan poniendo todo su corazón en la construcción del Guanajuato que hemos soñado, de esa tierra en donde todos, sin importar su condición económica o filiación política, podamos vivir con dignidad y equidad en las oportunidades de progreso.

Los invito, sobre todo, a que sigan incrementando la solidaridad hacia nuestros hermanos que todavía están excluidos del desarrollo.

Si así lo hacemos, si juntos trabajamos de la mano, con amor y con pasión por nuestro estado y por la patria, Guanajuato se consolidará como una verdadera tierra de oportunidades.

 

regresar1.jpg (2130 bytes)