Prueba de ello es el apoyo tanto del Presidente de la República Vicente Fox Quesada y su equipo de colaboradores, como de los legisladores federales de la entidad, quienes gestionaron recursos en beneficio de proyectos y obras para la entidad a través del Presupuesto de Egresos de la Federación.

Asimismo, hemos contado con la colaboración institucional del Congreso del Estado, con cuyos diputados y diputadas hemos conformado para Guanajuato el paquete de inversión más ambicioso de los últimos 25 años, incrementando así la infraestructura y programas que satisfagan las necesidades de nuestros conciudadanos.

No podemos omitir en este reconocimiento la colaboración siempre desde su ámbito de competencia con la independencia que le caracterizan del Poder Judicial, que es para todos los guanajuatenses un garante de la legalidad.

En ese mismo sentido, la colaboración de la sociedad en los diversos programas y proyectos de gobierno ha sido patente, y con ello hemos avanzado en la consecución de objetivos comunes. Mención especial merecen todos aquellos sectores y actores sociales que han participado en los diferentes órganos de planeación, en los consejos directivos y consultivos de entidades y fideicomisos, entre otras áreas de participación ciudadana, ya que ellos han aportado tiempo, esfuerzo y propuestas para cumplir con los objetivos esenciales de la entidad.

La optimización de recursos ha sido un ejercicio prioritario de la administración pública estatal como lo demuestra el proceso de reestructuración y ahorro implementado que hizo posible economizar, sin sacrificar programas, más de 300 millones de pesos de nuestro gasto corriente para asignarlo a gasto de inversión.

Este hecho que significó prescindir de servidores públicos y de compactar nuestra estructura organizacional, no ha sido obstáculo para mantener e incluso incrementar en algunas áreas proyectos y programas ya establecidos. Si bien tal esfuerzo ha redundado en mayores cargas de trabajo, no ha perjudicado los resultados de la administración estatal.

A la par de este proceso solicitamos al Congreso del Estado se nos autorizara la implementación de dos nuevos impuestos, a fin de cumplir con nuestro Plan de Gobierno sin poner en riesgo la viabilidad financiera de la entidad. El origen de estas cargas impositivas deriva de la necesidad de que la hacienda pública estatal cuente con instrumentos propios de captación de recursos que le permitan mayor autonomía con respecto a las aportaciones federales y ampliar su capacidad de inversión. Ambos impuestos fueron ampliamente recomendados por diversos especialistas que participaron en la Convención Nacional de la Hacienda Pública. Con tal medida el estado de Guanajuato adquiere herramientas fiscales que garantizan finanzas públicas sanas. Quiero agradecer a los contribuyentes que puntualmente han asumido esta responsabilidad tributaria

Con estos impuestos que nos permiten equilibrar y sanear las finanzas públicas, podemos recaudar más de 700 millones de pesos en el año fiscal 2005, recursos frescos que destinados a desarrollo social, educación, salud, economía y seguridad pública, teniendo un fuerte impacto en infraestructura, cobertura y calidad de los servicios.

Entre las obras que se apoyaron con esta medida están la construcción de carreteras, el Puerto Interior, hospitales, caminos rurales y el programa de atención a la pobreza en zonas urbanas. A lo largo del documento que hoy entregamos al Congreso del estado se detallan los proyectos y montos a los que hemos asignado los recursos aquí mencionados.

Debido a nuestra alta calificación financiera por parte de organismos internacionales, obtuvimos un crédito del Banco Mundial por más de mil millones de pesos que se han destinado a la construcción de plantas de tratamiento de aguas, a vivienda de interés social y a caminos rurales. Este crédito se constituye como el primero que obtiene una entidad federativa con esta eminente institución en el mundo.

Aunado a esta reforma fiscal, incrementamos nuestros ingresos debido al aumento de participaciones y fondos producto del precio internacional del petróleo, lo que nos ha llevado a tener en nuestras arcas un flujo de dinero superior al de años anteriores, sin embargo, debe quedar claro que todos estos recursos ya han sido etiquetados en proyectos estratégicos y prioritarios y que su aplicación se está ejerciendo dentro de los tiempos y programas establecidos bajo nuestro esquema de planeación.

El dinero público es invertido y cada peso que hemos obtenido por estos programas tiene un destino seguro y un beneficiario concreto. Para el ejercicio de tales recursos disponemos de un calendario que cumpliremos puntualmente.

Con el propósito de mejorar el desempeño gubernamental en todos sus aspectos, trabajamos en un análisis profundo e integral de los mecanismos que nos permiten cumplir con nuestras metas y objetivos. De esta manera contamos con parámetros para evaluar a los funcionarios públicos.

Todo este trabajo se hizo y se sigue haciendo bajo una estricta planeación que nos permitirá heredar a las próximas administraciones mejores condiciones para el desarrollo de nuestra entidad en los siguientes 25 años.

Recientemente han surgido preocupaciones sobre los mecanismos de compensación de los servidores públicos. En este tema haremos una revisión para garantizar la justicia laboral y el manejo adecuado y transparente del dinero público.

Estamos convencidos que un gobierno que brinda resultados es aquél que beneficia a la población a la que se debe, que construye la infraestructura social y económica necesaria, que proporciona los servicios básicos y que garantiza la seguridad y el estado de derecho; un gobierno que rinde frutos resultados es aquél que otorga las personas las mejores condiciones para crecer y desarrollarse en un clima de libertad, respeto y solidaridad social.

[1] [2] [3] [4] [5] [6] [7] [8] [9] [10] [11] [12] [13] [14] [15]

 

 
                     
           
                     

Coordinación General de Comunicación Social
Gobierno del Estado de Guanajuato